Palacio de la Aduana, Bien de Interés Cultural

| 26 diciembre, 2012 | 0 Comments

La Alcazaba, su playa y su plaza de toros son tres de los rincones más visitados por los turistas que llegan a Málaga. Sin embargo, los que estén interesados en descubrir el patrimonio histórico y artístico de la ciudad andaluza no pueden marcharse sin antes conocer in situ otro de sus monumentos más bellos y significativos: el Palacio de la Aduana.

Como Bien de Interés Cultural está catalogada la citada edificación que comenzó a construirse en el año 1788 con el claro objetivo de encargarse de atender el tráfico que tenía lugar en el puerto.

El arquitecto Manuel Martín Rodríguez, discípulo del gran Ventura Rodríguez, fue quien se encargó de acometer dicha construcción que tiene un marcado estilo neoclásico y que se caracteriza por algunas señas de identidad tales como la belleza de su patio central de tipo porticado, las palmeras que la custodian y protegen o los muros almohadillados que posee.

El haber ejercido a lo largo de los siglos como Real Fábrica de Tabaco y también como sede de la Subdelegación del Gobierno en la provincia son otras de las características que marcan el bagaje y la vida de este Palacio de la Aduana de Málaga que también se ha convertido en el escenario de graves acontecimientos.

Así, habría que destacar el gran incendio que sufrió en abril de 1922 donde no sólo se produjeron importantes daños materiales sino también la muerte de veintiocho personas que trabajaban como personal subalterno.

Actualmente este monumento está siendo rehabilitado para convertirse en la sede del Museo de Málaga.

Category: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.