La Catedral de Sevilla, el embrujo gótico de la ciudad

| 19 mayo, 2012 | 4 Comments

La Catedral gótica cristiana más grande que existe en todo el mundo. Esta es la tarjeta de presentación de la Catedral de Sevilla que tiene la catalogación como Patrimonio de la Humanidad y también como Bien de Valor Universal Excepcional.

En los terrenos donde antiguamente se erigió la Mezquita Aljama de Sevilla fue donde comenzó a construirse dicha edificación religiosa que nos ocupa cuyas obras dieron inicio entorno al año 1401 encontrándose dirigidas en aquel momento por Maese Carlín que era un maestro procedente de Normandía. Este había trabajado en las más espectaculares catedrales de Europa y encontró en la ciudad hispalense no sólo un empleo y una obra de gran magnitud sino también el refugio del que huir de la Guerra de los Cien Años.

Hablar de la catedral es hablar, sin duda alguna, de su torre: la Giralda. Esta, símbolo de Sevilla, sorprende porque fue construida a semejanza del alminar existente en la Mezquita Kutubia de Marrakech y porque cuenta con una altura de 104 metros. Una estatua, conocida como Giraldillo, es la que la corona.

El patio de los naranjos o la Iglesia del Sagrario son otros de los enclaves más bellos y singulares de esta catedral en cuyo interior se encuentran espacios tan ricos como la Capilla Mayor que fue construida en 1482, el coro que fue realizado por Francisco de Salamanca o las Capillas de los Alabastros.

De la misma forma llama la atención el hecho de que en este templo sevillano reposan los restos de dos figuras históricas de gran calado: Cristóbal Colón y el rey Fernando III de Castilla.

Category: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *