La Cárcel Real de Cádiz

| 28 junio, 2012 | 0 Comments

Si tuviéramos que hablar de Cádiz y de cómo se vivió en dicha ciudad la Ilustración podríamos establecer muchos comentarios y datos al respecto, sin embargo, nos vamos a quedar con su faceta arquitectónica y artística. Y en este sentido podemos recalcar que la principal construcción de dicho período es la Cárcel Real.

En el año 1792 fue cuando, debido a la mala situación en la que se encontraba la prisión existente, se toma la determinación de poner en construcción una nueva cuyo proyecto se encargaría al arquitecto gaditano Torcuato Benjumeda, que tiene el honor de ser uno de los más importantes artistas de este tipo en el ámbito neoclásico que existió en toda la comunidad autónoma andaluza.

Así, dos años después, comienzan las obras de esta edificación civil que en cuanto a su estructura podemos determinar que gira entorno a un gran patio central. Y es que a su alrededor se levantan tanto las distintas celdas para los presos como el resto de instalaciones y dependencias necesarias.

Sus pilastras toscanas o su fachada, caracterizada por sus columnas adosadas y sus semicírculos ciegos, son algunos de los elementos más significativos de dicha Cárcel Real en la que también destaca la inscripción que se sitúa en la portada principal.

En concreto recoge una frase de Concepción Arenal, escritora española y una de las líderes del movimiento feminista en el siglo XIX, que reza así: “Odia al delito, compadece al delincuente”.

Category: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.